San Eliseo

Eliseo era agricultor y pastor. Cuenta el primer Libro de los Reyes que un día estaba arando con doce yuntas de bueyes, se le acercó el profeta Elías y echó su manto sobre él en señal de llamada a ser su sucesor como profeta. Eliseo dejó su trabajo y su familia y lo siguió.

Eliseo había pedido que al morir Elías se le concediera al menos parte de su poder. El profeta le dijo: “Si me logras ver cuando sea elevado, se te concederá esto que has pedido”.

Y así ocurrió: Elías fue llevado al cielo en un carro de fuego y Eliseo fue testigo de ello. No solo eso sino que Elías le lanzó su manto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *