San Antonio María Pucci

El “Curita” de María

Ordenado sacerdote en 1843, se convirtió en el Definidor General de su comunidad, pero el trabajo que más apreció fue el de párroco. Tanto que, ejerció tal encargo durante 48 años en la iglesia de San Andrés en Viareggio. Para todos, el párroco Antonio María – el nombre que eligió al hacer sus votos – era “el Curita”, siempre sonriente y sobre todo siempre dispuesto a ayudar a los demás.

Precursor de las formas organizativas propias de la Acción Católica, creó prácticamente una asociación para cada tipo de feligreses, dando un gran impulso al compromiso de los laicos dentro de la Iglesia: para los jóvenes fundó la Compañía de San Luis y la Congregación de la Doctrina Cristiana; para los hombres la Compañía de Nuestra Señora de los Dolores y para las mujeres la Congregación de las Madres Cristianas. También inició una orden religiosa femenina: las Manteladas de Viareggio, que se ocuparían de los niños enfermos.

1 comentario en “San Antonio María Pucci”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *